Está en proceso de construcción la primera planta refinadora de combustibles que utilizará como materia prima las bolsas de plástico, un proyecto que estará situado en el kilómetro 12 Monday de Ciudad del Este, Departamento de Alto Paraná. Su funcionamiento está previsto para dentro de 30 días y los responsables del emprendimiento hablan de unos 700.000 euros (US$ 840.000) de inversión en una primera etapa.

La empresa Ingeniería Ambiental S.A. (Ingesa) es la encargada de la iniciativa que no prevé la comercialización de los combustibles, sino su uso dentro de la firma con sus máquinas y vehículos.

Pablo Portillo, director de la empresa, explicó que la planta de tratamiento de lixiviados tuvo un costo de 1, 3 millones de euros (US$ 1,5 millones) y ahora con esta que están construyendo estiman que la inversión llegará a unos 2 millones de euros (US$ 2,4 millones), monto que puede ir en aumento de acuerdo al avance del proyecto que están desarrollando. Las bolsas de plástico no tienen mercado de colocación para el reciclado en Ciudad del Este y es por ello que con esta máquina su utilización tendrá un resultado altamente favorable.

La máquina puede desarrollar en una primera etapa 12 horas de producción de combustibles, con una capacidad de hasta 3.000 kilos de materia prima. Con esto, se puede conseguir unos 2.400 kilos de petróleo crudo y con el refinamiento se puede lograr 25 a 30% de diésel de alta calidad (sin azufre), 15 a 20% de nafta de 98 octanos y 5 a 10% de gas, que puede ser convertido en gas licuado de petróleo (GLP).

Portillo explicó que estos combustibles serán destinados para los camiones y la máquina de relleno sanitario (diésel), la nafta para los vehículos livianos de la empresa y el gas ya será destinado para programas de acción social.

La firma Ingesa está asentada en un predio de 45 hectáreas en el kilómetro 12 de Ciudad del Este. Desde su apertura, en el 2016, se convirtió en la primera en prestar el servicio de disposición final de residuos sólidos urbanos e industriales utilizando el sistema de relleno sanitario en el Alto Paraná. Con la comuna de la capital departamental, tiene un contrato plurianual hasta el año 2026.

UN PARQUE AMBIENTAL

El proyecto del parque ambiental es para que los productos reciclados a partir de la basura no salgan del predio, sino que con la tarea de acopiadores, recicladores y otros, se haga un mejor tratamiento y manejo de estos para que sean llevados a las fábricas en un mejor formato. Esto generará mayor calidad de los materiales, que además podrán ser comercializados a mejor precio.

“En el kilómetro 13 hay una fábrica que compra cartones, en Hernandarias hay otra que compra plásticos y creo que su procesado se envía al Brasil. Son varias las firmas que trabajan con material reciclado y con esto creemos que podemos desarrollar con la asociación de gancheros que están en el kilómetro 12 para desarrollar esta idea”, explicó Portillo.

La firma también cuenta con la planta de tratamiento de lixiviado, segunda en el país y única en la zona, dando así el tratamiento correspondiente al líquido generado con el contacto del agua (lluvias) y los residuos llamados lixiviado, por lo que se proyecta con tecnología e innovaciones en el tratamiento de residuos que pueden aportar a otros proyectos a nivel de municipio.

El ingeniero puso énfasis en que la firma a la que representa está cumpliendo con la legislación ambiental vigente en Paraguay y aplicando estándares internacionales, lo que se ve reflejado en las instalaciones y manejo de los residuos allí dispuestos.

CONVENIO CON LA MUNICIPALIDAD

La empresa invitó al intendente Miguel Prieto para hacer una demostración de la planta refinadora de combustibles y hablaron de la posibilidad de un convenio para que el GLP obtenido en el lugar, pueda ser utilizado en proyectos de acción social, como en los dispensarios médicos y otros planes dentro de los barrios, para que de esa forma aumentar el reaprovechamiento de residuos y disminuir al máximo el impacto ambiental.

El jefe comunal dijo que es una inversión privada que genera mucha esperanza, ya que se tiene planes de producción de gas, nafta y diésel. Indicó que este avance implica mucho optimismo y expectativa, teniendo en cuenta que desde hace tiempo se está trabajando la cuestión medio ambiental a nivel de gobierno municipal con la mencionada firma.

Otro de los proyectos probables mediante el convenio con el sector privado es la construcción de áreas especiales para la cremación de cadáveres en el cementerio municipal, pero esos detalles ya están a cargo de la municipalidad para su ejecución.

CIFRA

700

mil euros es la inversión preliminar para contar con la máquina que refinará combustible.