Los cancilleres europeos añadieron este lunes 19 funcionarios venezolanos a la lista de sancionados, y lograron un acuerdo político para medidas contra funcionarios rusos por el proceso judicial contra el opositor Alexis Navalni y contra militares birmanos por el golpe de Estado.

En el caso de Venezuela, se trata de la quinta tanda de medidas restrictivas adoptada por la UE. “A la vista de la grave situación que persiste en Venezuela”, os diplomáticos concluyeron que “debe incluirse a diecinueve personas en la lista de personas físicas y jurídicas, entidades y organismos sujetos a medidas restrictivas”.

De esta forma, el número de venezolanos que son objeto de sanciones de la UE asciende a 55. “Las personas añadidas a la lista son responsables, en particular, de socavar los derechos electorales de la oposición y el funcionamiento democrático de la Asamblea Nacional, y de graves violaciones de los derechos humanos y restricciones de las libertades fundamentales”, apuntaron los ministros de Exteriores de la UE en una nota.

La UE no reconoce el resultado de las elecciones legislativas realizadas en diciembre en Venezuela, boicoteadas por parte de la oposición, y por lo tanto desconoce la legitimidad de la Asamblea Nacional surgida de esos comicios. En Twitter, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, apuntó que el gobierno de Caracas rechaza la decisión que “impone de manera arbitraria medidas coercitivas unilaterales” contra los funcionarios. De acuerdo con Arreaza, la decisión de adoptar as sanciones expresa la “frustración” de la UE por el fracaso de su “agresión contra nuestro pueblo”.

Acuerdo sobre Rusia

El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, dijo al fin de la reunión que los cancilleres alcanzaron “un acuerdo político para imponer medidas restrictivas contra personas responsables por el arresto y enjuiciamiento” de Navalni. Fuentes diplomáticas aseguraron a AFP que las sanciones afectarán a cuatro funcionarios rusos, aunque Borrell se limitó a señalar que la cuestión “será decidida muy pronto, quizá en una semana, pero no más que eso”.

De acuerdo con Borrell, los cancilleres comparten la evaluación de que Rusia “se está deslizando en dirección de un estado totalitario, y se está alejando de la UE”. Esta nueva ronda de sanciones contra Rusia había sido objeto de conversaciones durante varias semanas y se fortalecieron luego de la condena a Navalni y el maltrato a Borrell durante su visita a Moscú, a inicios de febrero.


Ruta de colisión

Por el momento no se conocen los nombres de los funcionarios rusos que serán incluidos en el listado de sancionados, aunque el gesto deberá frustrar a los que pedían un gesto de firmeza contra Moscú. Dos importantes miembros del equipo de Navalni habían mantenido reuniones en la última semana en Bruselas para pedir un fuerte paquete de sanciones contra los millonarios próximos al gobierno del presidente Vladimir Putin.

Sin embargo, ya al llegar a Bruselas este lunes altos diplomáticos admitieron las dificultades de adoptar medidas restrictivas contra los denominados “oligarcas” rusos sin poder presentar pruebas de su responsabilidad en la situación de Navalni.

En este sentido, Borrell explicó que para poder aplicar sanciones la UE precisa poder demostrar la responsabilidad de las personas que son objeto de las medidas. “No podemos sancionar a alquien porque no nos guste”, comentó. Este lunes, Borrell había señalado que “es claro que Rusia está en una ruta de confrontación con la UE”, y ello requería una respuesta “unida y determinada” por parte del bloque.


Este lunes, en fin, los ministros europeos decidieron además sancionar a los militares responsables del golpe de Estado en Birmania, anunció Borrell. “Los ministros de Relaciones Exteriores de la UE decidieron sanciones focalizadas contra los intereses económicos y financieros de los militares, porque en ese país son empresarios y dueños de partes de la economía”, dijo.

“Se alcanzó un acuerdo político para sancionar a los militares y se lanzó el trabajo técnico para finalizar (las sanciones) y que sean adoptadas”, precisó una fuente diplomática”. “Esto puede ir muy rápido”, subrayó. La UE reclamó este lunes “una desescalada de la crisis actual a través del final inmediato del estado de emergencia”, la restauración de un gobierno civil y la liberación de prisioneros, entre ellos Aung San Suu Kyi.


La agenda de los ministros europeos incluyó también una discusión sobre los pasos para evitar el colapso del acuerdo multipartito con Irán por su política nuclear y la situación en Hong Kong. El nuevo secretario estadounidense de Estado, Anthony Blinken, participó de las conversaciones con sus pares europeos mediante videoconferencia.