Marco Maia
El plenario de la Cámara de Diputado del Brasil aprobó el pasado 18 de septiembre  el proyecto de ley 6316/09 que permite la instalación de tiendas libres de impuestos en ciudades gemelas en zonas de frontera. Su proyectista, Marco Maia, habla de la necesidad de estimular el consumo de productos nacionales por parte de turistas extranjeros. La legislación también permite comprar mercaderías importada libre de impuesto.  El proyecto tuvo varias enmiendas antes de ser aprobado.

En la página oficial de la cámara baja, se aclara empero que la ventas podrán ser solamente a personas físicas y seguirá las misma reglas vigentes para zonas francas existentes en los puertos y aeropuertos.  Es decir será exclusiva para extranjeros que vienen de visita al Brasil y turistas brasileños que salen o ingresan del país, para lo cual existe toda una reglamentación.  El techo de la cota es de 300 dólares.  La cota debe ser definida en la reglamentación de la ley por parte del Poder Ejecutivo.

Dentro del argumento del proyecto de ley se aclara convenientemente que el objetivo es hacer frente al comercio de Ciudad del Este y Puerto Yguazú, Argentina. Incluso hacen mención a un trabajo de investigación de la Revista Veja, donde dan número sobre el volumen de brasileños que anualmente compran en Paraguay y llevan mercancías al Brasil.

ENMIENDAS.

El proyecto antes de ser aprobado recibió varias enmiendas.  Una de ellas considera crimen, punible con detención de 1 a 3 meses la importación de mercaderías sin la guía de importación o documento equivalente.  La pena será aplicable solamente si la conducta fuera considera dolosa.

En la ley actual, la práctica constituye una falta grave y debe ser sujeto a un sumario administrativo.
Otras dos enmiendas introducidas en el Senado, excluyen al Régimen Aduanero Especial de Exportación por Verejo Nacional (EVN), creado por la Comisión de Finanzas y Tributación cuando el proyecto fue votado por primera vez en la cámara. La exclusión fue fruto de una cuerdo con el gobierno.

El régimen, en el ámbito federal, permitirá a los extranjeros que no residen en el país obtener un descuento especial en la compra de productos fabricados en el Brasil y llevados por ellos en su viajen de retorno. El descuento sería el equivalente a los tributos federales incidentes sobre las mercaderías. 

FUENTE: Cámara Agencia de Noticias