Foz de Yguazú, es una
de las ciudades de frontera
que podría instalar su
propio duty free.
El senado aprobó por unanimidad el pasado 13 de septiembre, en votación simbólica, el proyecto de ley que autoriza a las prefeituras (municipalidades) de 28 ciudades brasileñas de nueve estados a instalar duty free shops (tiendas francas que no cobran impuestos en la venta de productos para turistas).  El proyecto fue remitido a Diputado donde también fue aprobado el pasado 18 de septiembre. El proyecto aún debe ser reglamentado por el poder ejecutivo.  La iniciativa brasileña inquieta al sector empresarial de Ciudad del Este.

Los lugares seleccionados son denominados ciudades gemelas: municipios en zona de frontera que son integradas a ciudades de países vecinos, donde no hay puestos aduaneros.

Del total de 28 ciudades, diez están localizadas en Rio Grande do Sul. Esas ciudades están separadas por una calle o un río.

Para que el proyecto pase a ser efectivo, debe ser  promulgada por el Poder Ejecutivo y la reglamentación por parte del Ministerio de Hacienda y la Receita Federal.

El portal del diario O Globo en Internet cita a la senadora Ana Amélia, relatora del proyecto en la cámara alta, quien indicó que los beneficios tributarios sólo serán concedidos a los turistas de visita al Brasil y que el pago de las mercaderías podrá ser en moneda nacional (por el real) o extranjera.

Inversores extranjeros ya tienen la mirada puesta en este mercado. Recientemente, una delegación formada por empresarios de Dubai en los Emiratos Arabes, estuvo investigando  el potencial de la frontera y analizar futuras sociedades, de cara a la instalación de un complejo similar a los existentes en las 150 tiendas mantenidas por el grupo en sistema de free shop y duty free. Los emprendimientos del grupo están presentes en 24 países.