Juan Armando Santamaria, presidente del Grupo de Trabajo Empresarial, Fedecamaras, señaló que acompañan de cerca las negociaciones que se realizan en Brasil y que busca prorrogar la vigencia de la aplicación de la reducción de la cota de turismo de 300 a 150 dólares, dispuesta por la Receita Federal.


Consultado por el periodista Nelson Esquivel, a través de Radio Itapiru, sobre lo que piensa  que la comisión que fue a Brasil no contó con representantes del sector privado y de las autoridades locales, dijo que confía en la gestión del Ministro de Industria y Comercio, Gustavo Leite. “Estamos bien representados”, refirió.

“En mi humilde opinión deberían mínimamente estar presentes las autoridades locales, de todas maneras, yo creo que estamos bien representados sino el mejor, uno de los mejores ministros que tiene el gabinete, un hombre que le ha dedicado tiempo, gracias a las autoridades locales que lo trabajo las veces que fue necesario y que es el ministro Leite. Entonces yo creo habrá razones, por el que no estemos presente.  Yo no creo esto vaya a generar dudas   de que él no va a negociar lo que se pueda”, añadió el empresario.

Recordó que se debe entender que se trata de una ley brasileña y lo idea es que Brasil comprendiera que no es conveniente para ninguna de las partes irse a los extremos y que todos se lleve progresivamente, “no obstante, yo soy de los que cree estamos bien representados por el ministro de Industria y Comercio. Sería mejor por su puesto si tuviéramos el testimonio de nuestra gente, pero yo me alegro de que él sea uno de lo que vaya al frente de la delegación”.

En otro comentó que la posposición de la reducción de la aplicación de la reducción de la cota de 300 a 150 dólares por un año no es un remedio, sino una aspirina. “Yo creo que debemos oír a las autoridades locales cuando dicen que es necesario que empecemos a pensar en promover el turismo de compra, porque no hay espacio aparentemente para otro negocio”.

Insistió en que se debe tratar por utilizar mejor el Régimen de Tributación Unificada (RTU). “Yo te diría que lo importante es que se consiga activar  el RTU que todavía tiene vida y que eso permita que busquemos la transformación progresivamente de la frontera. Yo no veo otra posibilidad”.


Señaló que si Brasil instala sus free shop, se debería ver la posibilidad de habilitar un área de reexportación con posibilidades también de vender mercaderías sin impuesto, “no hay otra salida  y aparentemente cada día lo que se ve es que vamos a ir a ese destino. Debemos prepararnos para eso y no creo que debamos formar ahora una discordia porque no estamos representados. El presidente de la República ha demostrado junto a las autoridades locales, hasta la saciedad, su buena voluntad de ayudar”.