Apretar un botón o mover una palanca hoy ya no alcanzan. En la actualidad las empresas buscan jóvenes que sepan buscar información, utilizarla efectivamente, tomar decisiones, argumentarlas, comunicarlas y compartirlas, sostuvo la experta argentina Roxana Morduchowicz, quien visitó nuestro país la semana anterior invitada por la organización Juntos por la Educación.
Morduchowicz, doctora en Comunicación por la Universidad de París, con Maestría en Educación en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), dictó en esta reciente visita charlas para orientar a los padres en cuanto a la exposición de los chicos a las pantallas, pero también hacia los docentes que hoy deben plantearse por qué utilizar los medios y las tecnologías en las escuelas, de qué manera y para qué. Respondió al respecto algunas preguntas de nuestro diario.

–¿Cuál es el desafío de la educación?

–Gran parte del capital cultural de niños y jóvenes se ha formado a través de los medios y, como tales, deben ser incorporados como insumos en el diseño de todo programa de estudios.

–¿Cuál es la relación medios de comunicación y aprendizaje?

–Pensar hoy la enseñanza sin los medios de comunicación y las tecnologías es imposible. La escuela que nació con Gutenberg debía enseñar a leer lo que la imprenta comenzaba a difundir. La distribución de información fue su principal objetivo durante varios siglos. En la actualidad el rol de la escuela cambió: ya no tiene el monopolio en la difusión del saber, porque en el siglo XXI información sobra: circula por internet y los estudiantes pueden acceder a ella sin fronteras ni limitaciones. El mayor desafío de la escuela hoy es enseñar a utilizar reflexivamente esa información que vehiculizan los medios de comunicación y las tecnologías. ¿Cómo buscar la información que se necesita? ¿Por qué utilizar un sitio web y no otro? ¿Qué diferencias hay entre el noticiero televisivo A y el B? ¿Qué fuentes son creíbles y cuáles no?

–¿Cómo se manifiesta eso en el mundo del trabajo?

–En la película “Tiempos modernos”, protagonizada por Charles Chaplin, veíamos al actor que salía de la fábrica donde trabaja moviendo los brazos con el mismo gesto que lo había hecho durante las horas de la jornada laboral. Hoy apretar un botón o mover una palanca no alcanzan. Hoy las empresas buscan un joven que sepa buscar información, utilizarla efectivamente, tomar decisiones, argumentarlas, comunicarlas, compartirlas. Estas habilidades, llamadas también habilidades blandas, solamente se consiguen con un capital cultural sólido, que se construye desde la escuela. Un estudiante que sepa buscar información, identificar la correcta, analizarla, interpretarla, compararla y construir su propia opinión. En suma, la incorporación de los medios de comunicación y las tecnologías en la enseñanza de manera reflexiva, buscar sobre todo evitar la exclusión social y mejorar el futuro de los jóvenes (...).

–¿Qué necesitan actualmente las empresas?

–Hoy una empresa, un espacio de trabajo, no necesita de un chico o un joven que mueva una palanca o apriete un botón. Hoy necesita un joven con un capital cultural fuerte y que posea competencias determinadas y que resultan fundamentales (...).

Un estudiante preparado con las competencias necesarias para utilizar efectivamente las tecnologías será aquel que pueda insertarse más fácilmente al mundo profesional y del trabajo. Estar excluido de este aprendizaje no solo lo excluye de las tecnologías y de la información en sí, sino que es además una exclusión social en la medida en que va a tener también menos oportunidades laborales y profesionales a la hora de salir a buscarlas.



Fuente: ABC