La Comisión Especial para el Estudio de la Reforma del Sistema Educativo Paraguayo presentó ayer una evaluación de los trabajos realizados en todo el país. Una de las conclusiones a las que se llegó es que la mayoría de los docentes no están motivados y no tienen vocación.
En sucesivos encuentros con estudiantes, representantes docentes del Ministerio de Educación y de la sociedad civil de todo el país se llegó a la conclusión de que los docentes no están motivados y muchos carecen de vocación, por lo cual la educación en nuestro país se resiente.

Este comentario formó parte de la evaluación presentada ayer por el diputado Carlos Núñez Salinas, titular de la Comisión Especial para el Estudio de la Reforma del Sistema Educativo Paraguayo que funciona desde hace seis meses, y que recoge las inquietudes y algunas propuestas que recibió por parte de los actores involucrados en el tema educativo. El objetivo final es presentar propuestas para la modificación de la reforma educativa.

Según las evaluaciones presentadas por el diputado Núñez, los actores que forman parte del sistema educativo quieren que se brinde un mejor salario a los maestros y que reciban mayor capacitación. Otras inquietudes se centran en la malla curricular actual y la necesidad de enseñar en las aulas a pensar y razonar; mejorar la enseñanza en guaraní y que la educación sea realmente inclusiva.

En los numerosos encuentros organizados por la comisión se destacó, además, la necesidad de aumentar la inversión en educación; la dotación de mejores infraestructuras a todas las instituciones educativas y que las mismas cuenten con bibliotecas e internet.

Asimismo, se apuntó la necesidad de asegurar la merienda y el almuerzo escolar; el estricto control de los recursos que se destina a la educación y que los indígenas del Chaco, también quieren estudiar en las universidades varias carreras, no solo la de docente.



Fuente: ABC