Sin definiciones está el escenario en torno a la búsqueda de la persona que deba ocupar el cargo de vicepresidente de la República, en este proceso de demorada renuncia de Hugo Velázquez, quien anunció que abandonaba su carrera política, que implicaban tanto su candidatura como su puesto en el Poder Ejecutivo, tras la designación por parte del Gobierno de los Estados Unidos como significativamente corrupto.

Sin embargo, el papel que oficializaba esta renuncia no llegó de forma inmediata. Se anunció que se haría efectiva el martes, pero hasta el cierre de la edición, no fue presentada. Fuentes señalaron que Velázquez quería oficializar su retiro del cargo sin ruido y que encargó la tarea al director de Gabinete de la Vicepresidencia, Enrique Ramírez, para que acerque el documento al Palacio de López. La renuncia que sí llegó ayer fue la de su precandidatura en el Partido Colorado.

El jefe de Gabinete Civil, Hernán Huttemann, comentó que luego de la renuncia se realizan los procedimientos constitucionales. “Cualquier ciudadano que cumpla los requisitos puede ser designado como vicepresidente, y queda a cargo del Congreso la decisión”, expresó.

Sobre los rumores de que Velázquez está molesto porque su equipo de Fuerza Republicana le dio la espalda muy rápidamente y se volcó a apoyar a Arnoldo Wiens en su reemplazo por la carrera electoral, el secretario de la Presidencia, Mauricio Espínola, negó esa situación.

En cuanto a los posibles nombres que se manejaban desde el Ejecutivo, Huttemann manifestó que aún “no se habló del tema”.

De forma extraoficial, varias figuras fueron nombradas como posibles para ocupar el cargo de vicepresidente hasta agosto del 2023. Entre ellos, los senadores Arnaldo Franco y Rodolfo Friedmann, además del ministro de Acción Social y candidato a senador Mario Varela, entre otros.

La senadora del Partido Democrático Progresista (PDP), Desirée Masi, manifestó su preocupación por un eventual ingreso de Bernardo Lalo Villalba a la Cámara de Senadores, si es que un senador es designado vicepresidente, como sustituto de Hugo Velázquez.

Villalba es el siguiente miembro suplente y Masi considera que por sus antecedentes y supuestas conexiones narcos, sería negativa su presencia. “También por lo que hacía siendo diputado. Él era la persona que coordinaba la bancada cartista y las satélites. No es cualquier persona. Es lo que sería Bachi en este momento en Diputados”, expresó.

Velázquez renunció por ser acusado de participar en actos de corrupción, incluyendo el ofrecimiento de más de USD 1 millón “para obstruir una investigación que amenazaba a sus intereses”. El caso salpicó a Juan Carlos Duarte, destituido de la Dirección Jurídica de Yacyretá, luego del informe de la Embajada.