La coyuntura económica sigue golpeando los ingresos de los migrantes en el extranjero y desde casi todos los países de la región se enviaron menos recursos a los familiares a raíz de la coyuntura.

En el caso de Paraguay, los ingresos bajo este concepto representaron unos US$ 400 millones al cierre de octubre.

Los recursos que envían los compatriotas a sus parientes que se encuentran en el país son categorizados como remesas familiares. De acuerdo a los datos del Banco Central del Paraguay (BCP) de enero a octubre estos ingresos se redujeron 1% frente al mismo periodo del 2021.


Si bien la variación negativa total no es muy significativa, al hacer el desagregado por país se observa caídas en Argentina y España, regiones que alberga un gran número de paraguayos que emigraron en busca de mejores posibilidades y cuyo envío de dinero es sustento para sus familias.




REGIONES


Al abordar específicamente el caso de Argentina, al cierre del mes de octubre el envío de remesas ascendió a US$ 21 millones lo que representa una reducción del 21% frente a los valores del año pasado.

El economista Virgilio Noel Benítez consideró que dicho país ha tenido una depreciación muy fuerte de su moneda, por lo cual es muy probable que los paraguayos residentes en Argentina de los ingresos que generen, destinen en su gran mayoría o totalidad al consumo ateniendo a la poca capacidad adquisitiva que tiene el peso en este momento.

“Por eso disponen de poco dinero para remitir a sus familiares en Paraguay, eso en gran parte se debe a la poca recuperación que tuvieron durante la pandemia y la inflación que es un fenómeno mundial, en Argentina desde incluso hace mucho más tiempo”, refirió.

Así también, otros países de latinoamérica como es el caso de Chile presentaron una reducción del -13%. Desde el BCP en su momento explicaron que el comportamiento en el flujo de remesas procedentes de la región se sustenta en el desempeño económico, el nivel de empleo, el comportamiento del nivel de precios (el manejo de la pandemia) y el impacto de la crisis geopolítica en cada región y país.

“En general el nivel de actividad económica y el empleo son los principales factores que condicionan la remisión de recursos económicos, especialmente en aquellas actividades como la construcción y algunos servicios donde generalmente las personas que realizan las remesas desarrollan sus actividades laborales”, expresaron desde la banca matriz.

Cabe mencionar que Brasil presentó valores positivos creciendo 6% en el acumulado del año. A criterio de Benítez, esto se debe a que contrario a sus vecinos, la economía más importante de la región registró deflación, es decir que el presupuesto de los paraguayos residentes en Brasil aumentó en términos reales, lo cual les permitió remitir mayores recursos

EUROPA

En el continente Europeo tanto España, Alemania como Francia presentaron reducciones. En ese contexto, desde el BCP comentaron que el desempeño se vio afectado por la menor dinámica económica de la Eurozona.

“Así también, la mayor inflación que resta poder adquisitivo a la renta de los remitentes de estas remesas, por lo que el ingreso real disponible de los mismos se ve mermado y en consecuencia les queda una menor disponibilidad de renta para remitir, acentuado por una mayor depreciación del Euro o el menor desempeño de esas economías puede afectar el empleo y, por ende, su capacidad de remisión de remesas”, analizaron.

Sobre este punto, Benítez añadió que los países de Europa occidental sobre todo España, son el principal origen de las remesas.

“Ellos se encuentran en un estancamiento, toda Europa en general, incluso ahora con una proyección de recesión importante para lo que sería el año 2023, estas estimaciones posiblemente se vaya fortaleciendo y manteniendo para el año 2023 si sigue manteniéndose el mismo escenario, ellos no se han recuperado plenamente durante la pandemia”, remarcó.

Teniendo en cuenta este escenario donde el contexto económico Europeo sigue siendo incierto a raíz de la guerra y los organismos continúan ajustando a la baja la perspectiva mundial, estiman que el volumen de las remesas aún no retorne a los niveles prepandemia y este año no se superé a lo alcanzado en el 2021.