Durante un discurso en San Pablo, Fernando Haddad exhibió su capacidad para comunicarse con los mercados financieros.


El candidato líder para dirigir la economía de Brasil bajo el mando de Luiz Inácio Lula da Silva buscó calmar las preocupaciones de los inversionistas sobre los planes de gasto del Gobierno entrante, diciendo que el presidente electo será fiscalmente responsable.

El discurso de este viernes de Fernando Haddad durante un evento bancario tradicional fue visto como una prueba de la capacidad del ex alcalde de San Pablo para comunicarse con los mercados financieros, una parte clave del trabajo de un ministro de finanzas.

“La responsabilidad fiscal y social no se oponen a Lula”, dijo Haddad durante un almuerzo organizado por la federación bancaria de Brasil en San Pablo, y agregó que hablaba “en nombre de Lula”.

Sin embargo, los mercados locales no estaban convencidos. Las acciones de Brasil y la moneda extendían sus pérdidas mientras Haddad hablaba, convirtiéndose en algunos de los activos con peor desempeño. A los inversionistas les preocupaba que sus declaraciones fueran demasiado vagas y dejaran preguntas sin respuesta sobre el plan de Lula para equilibrar el presupuesto.

“El discurso sigue siendo muy genérico y no abordó puntos clave en la dinámica del gasto público”, dijo Gustavo Pessoa, socio del fondo de cobertura Legacy Investimentos. Los comentarios mostraron que Haddad “está más alineado con Lula y el Partido de los Trabajadores” que con los mercados, dijo.

Fernando Haddad fue candidato presidencial en las elecciones de 2018 en Brasil (Reuters)
Fernando Haddad fue candidato presidencial en las elecciones de 2018 en Brasil (Reuters)

Plan de gasto

Los inversionistas se mantienen atentos a una enmienda constitucional planificada que permitiría al Gobierno romper la regla fiscal más importante de Brasil con el fin de brindar ayuda a las familias pobres. Los asesores políticos de Lula buscan excluir 175.000 millones de reales (USD 32.300 millones) al año del llamado tope de gastos de forma indefinida, aunque los legisladores están presionando para que dicha exención se limite a solo dos años.

En el almuerzo, Haddad reforzó las promesas hechas por otros miembros del equipo de transición de Brasil para discutir un reemplazo de la regla de gasto, pero solo después de que Lula asuma el cargo en enero. No dio detalles sobre la propuesta, dijo que se están considerando varias alternativas y que “el ancla fiscal tiene que ser creíble”.

Haddad “no dio pistas” sobre cómo resolver el enigma de la ayuda social, dijo Paulo Nepomuceno, operador de Mirae Asset. “La lectura fue que él no tiene un plan A, B o C”, dijo. “No es alguien que esté preparado para dar credibilidad al plan económico que quiere implementar el Partido de los Trabajadores”.

Haddad, un ex ministro de Educación que perdió la carrera por la gobernación en el estado de San Pablo este año, ha estado cabildeando por el puesto de ministro de finanzas durante meses. Sus probabilidades aumentaron después de que Lula lo invitó a unirse a la delegación a la conferencia climática COP27 en Egipto a principios de este mes.

Hablando con los periodistas en el almuerzo, Haddad dijo que no le habían ofrecido el puesto. Lula decidirá la composición de su gabinete cuando lo considere oportuno.

(Por Martha Viotti Beck y Barbara Nascimento - Bloomberg)

ORIENTACIÓN

En todo los Países Democráticos, con Estados de Derechos y Libertad. 

"Toda persona tiene Derecho a que se presuma su INOCENCIA, hasta que se demuestre lo Contrario Judicialmente".

( Art. 17 de la Constitución Paraguaya).