Un par de presidentes regionales de la Reserva Federal han mostrado recientemente su disposición a examinar si el 2% es el nivel adecuado para el objetivo de inflación del banco central estadounidense, aunque el listón para el cambio es alto y cualquier debate está muy lejos.

La Fed baraja la posibilidad de modificar el objetivo del 2% una vez que retroceda la inflación© Reuters. El edificio de la Reserva Federal en Washington

Por Michael S. Derby

(Reuters) - 

"¿Podríamos revisarlo? Claro, pero no podemos revisarlo hasta que la inflación vuelva al 2%", dijo el presidente de la Fed de Mineápolis, Neel Kashkari, en una entrevista con Reuters el lunes. Una vez que el banco central estadounidense consiga que la inflación vuelva al 2%, "entonces podremos debatir cuál debería ser el objetivo correcto", dijo.

En una comparecencia a finales de abril, el presidente de la Fed de Filadelfia, Patrick Harker, también insinuó que el objetivo podría revisarse en algún momento. Al igual que Kashkari, Harker dijo que "no vamos a cambiarlo ahora mismo", lo que parecía dejar abierta la opción de modificarlo más adelante sin exigir un cambio.

La Fed adoptó su objetivo del 2% en 2012, formalizando una práctica vigente durante años. Desde entonces, el banco central ha tratado de guiar las presiones sobre los precios hacia ese nivel, considerando los desvíos al alza y a la baja como algo a evitar. En 2020 modificó el objetivo como parte de una amplia revisión de sus principios operativos para perseguir el nivel del 2% de media, justo cuando estaba a punto de enfrentarse a las peores presiones inflacionistas en cuatro décadas.

Cualquier presión para cambiarlo sería dura, ya que los responsables de la Fed han defendido firmemente el objetivo durante toda su existencia.

En una conferencia de prensa tras el final de la reunión de política monetaria del banco central del 21 y 22 de marzo, el presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo que se oponía a cualquier cambio y señaló que un compromiso inquebrantable con el objetivo del 2% ayuda a infundir confianza en el público de que, incluso si las presiones de los precios lo están superando, el banco central hará lo que sea necesario para que vuelvan a los niveles deseados.

El propio Powell se comprometió a que la Fed revise su marco operativo cada cinco años, lo que significa que un reexamen del actual objetivo de inflación podría ponerse sobre la mesa de forma realista en 2025.

Un inconveniente de esta idea es que, hasta marzo, la opinión media entre los responsables de la Fed era que la inflación seguiría estando ligeramente por encima del 2% a finales de ese año. Incluso aquellos que están abiertos a revisarlo, como Kashkari, dicen que el debate no debería iniciarse hasta que la inflación vuelva al objetivo, por lo que cualquier debate sustancial entre los dirigentes monetarios puede estar aún más lejos, a menos que la inflación disminuya más rápidamente de lo que se prevé actualmente.

TODO UN RETO

Durante casi todo el tiempo que la Reserva Federal ha tenido el objetivo de inflación, el nivel en sí ha sido objeto de escrutinio.

En los años inmediatamente posteriores a su adopción, la inflación se situó sistemáticamente por debajo del 2%, lo que llevó a algunos economistas a sostener que el aumento del objetivo impulsaría las expectativas de inflación y ayudaría a la inflación real a acercarse al 2%. Ahora, con una inflación que sigue siendo más del doble del objetivo a pesar de 14 meses de subidas agresivas de tipos, algunos observadores consideran que elevar el objetivo quitaría presión a la Reserva Federal para mantener una política monetaria restrictiva y reduciría el riesgo de que el retorno de la inflación al nivel del 2% llevara el desempleo a niveles perjudiciales.

El argumento ha resonado en algunos círculos porque la mayoría está de acuerdo en que la parte más fácil de reducir la inflación ya está hecha, y los pasos finales para alcanzar el objetivo del 2% entrañan el riesgo de un verdadero impacto económico.

"Llegar al 2% no va a ser trivial, y puede ser muy difícil para la Fed decir, bueno, tenemos que llegar al 2% y vamos a mantener los tipos de interés muy altos", dados los posibles daños colaterales de esa senda, dijo Olivier Blanchard, economista jefe del Fondo Monetario Internacional de 2008 a 2015 y ahora investigador superior del Instituto Peterson de Economía Internacional.

Blanchard, que cree que el objetivo debería fijarse probablemente en el 3%, dijo el martes en una conferencia de la Brookings Institution que prevé que se produzca un debate sobre si el 2% es el objetivo correcto una vez que la inflación se acerque a ese nivel. Afirmó que, en la práctica, es posible que la Reserva Federal no presione tan agresivamente como hasta ahora en las fases finales de la consecución del objetivo, consciente del daño que ello podría causar a la economía.

En la misma conferencia, Ben Bernanke, que era jefe de la Reserva Federal cuando se adoptó el objetivo del 2%, dijo que estaba "en teoría de acuerdo" con la opinión de Blanchard. Sin embargo, dijo que la realidad práctica probablemente frustrará cualquier cambio, en gran parte porque mientras la Reserva Federal evitó que el Congreso de Estados Unidos firmara la adopción del objetivo del 2%, aumentarlo probablemente requeriría la aprobación de los legisladores.

Esto es arriesgado, dijo Bernanke, porque la participación de los líderes electos podría acabar con un objetivo que la propia Reserva Federal podría no desear. "Teniendo en cuenta dónde estamos hoy en día en comparación con el punto de partida, ya se sabe, la posición original ... es todo un reto hacer ese cambio", dijo.

(Reporte de Michael S. Derby; edición de Paul Simao; editado en español por Flora Gómez)


ORIENTACIÓN

En todos los Países Democráticos, con Estados de Derechos y Libertad. 
“Toda persona tiene derecho a presumir su INOCENCIA, mientras no se demuestre Judicialmente lo contrario".

(Art. 17 de la Constitución paraguaya)